Violencia Escolar

Se supone que las escuelas son lugares seguros, o por lo menos eso es lo que siempre hemos creído. Pero los tiempos han cambiado. Las bromas pesadas (la práctica de la agresión, la intimidación, la humillación y la degradación como un rito de iniciación) a los niños vulnerables se han vuelto muy comun. Estos ritos de iniciación causan un sorprendente número de lesiones y muertes todos cada año, ya sea que ocurran en una fraternidad de la universidad, en el vestuario de una escuela secundaria, en un dormitorio o en una academia militar. Sin embargo, los traumas físicos que cuasan este tipo de accidentes son sólo el comienzo.

Ningún padre quiere recibir una llamada telefónica para ser notificado de que alguien hace daño a su amado. Para muchos padres, este miedo se vuelve una realidad cuando se enteran de que su hijo fue asaltado o golpeado. Lo que empeora la situación es que la escuela, que se supone que es un lugar seguro para su hijo, dice que la lesión fue “imprevisible” y que “no pudieron hacer nada para evitarlo”.

Las escuelas y otras instituciones educativas son responsables por la supervisión de cada niño dentro de sus instalaciones. La ley estatal ahora ordena que todas las escuelas públicas implementen y hacer cumplir códigos estrictos de conducta para asegurar que los estudiantes peligrosos sean monitoreados cuando se crea que representan un riesgo para los otros niños. Sin embargo, la violencia escolar y los ritos de iniciación siguen aumentando.

En Nueva York, una persona es culpable de estos ritos de iniciación cuando él/ella, de manera intencional e imprudente, tiene conductas que provocan un riesgo sustancial de daño físico a otra persona. En el año 2000, Nueva York promulgó el plan legislativo más amplio de la nación llamada Proyecto SAVE (proyecto antiviolencia escolar). SAVE se desarrolló para promover un ambiente de aprendizaje más seguro y eficaz dentro de las escuelas del estado de Nueva York. Bajo la ley de Nueva York, no se permite que los estudiantes amenazantes permanezcan en aulas donde haya otros niños en situación de riesgo. Además, cuando ocurre una ataque, debe ser reportado y documentaso inmediatamente. Otros estados han seguido el ejemplo de Nueva York al crear leyes que protegen a los estudiantes.

La violencia escolar a menudo se manifiesta en los ritos de iniciación. Estos acontecimientos pueden ocurrir de diferentes maneras y pueden tener un impacto dramático en los que participan. Las actividades de esos ritos, que alguna vez se consideraron una tradición, ahora se consideran un abuso físico, emocional y psicológico. Los abogados de Schwartzapfel Partners, P.C. tienen la experiencia para manejar estos casos de violencia escolar y ritos de iniciación. Trabajamos con los fiscales locales y la policía para hacer cumplir la ley y asegurar que se haga justicia.

Si usted o un amado se lesionó en un rito de iniciación, por favor llámenos al número 1-888-575-6410 , o complete el formulario de contacto en línea para recibir una evaluación de su caso sin cargo.

Schwartzapfel Lawyers P.C.